Alonso Fernández de Avellaneda. El Quijote Apócrifo por Enrique Suárez Figaredo

Alonso Fernández de Avellaneda. El Quijote Apócrifo por Enrique Suárez Figaredo

Titulo del libro: Alonso Fernández de Avellaneda. El Quijote Apócrifo

Autor: Enrique Suárez Figaredo

Fecha de lanzamiento: June 7, 2009

Editor: Ediciones Carena/Digitalia

Obtenga el libro de Alonso Fernández de Avellaneda. El Quijote Apócrifo de Enrique Suárez Figaredo en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Enrique Suárez Figaredo con Alonso Fernández de Avellaneda. El Quijote Apócrifo

Ediciones Carena. 2008. 714 p. Cervantes Vs. Figueroa: La puntual correspondencia

Por primera vez se reedita el Don Quijote de Avellaneda (dQA) siguiendo el texto de su auténtica edición príncipe del libro, recientemente descubierta por Enrique Suárez Figaredo, también autor del estudio Cervantes vs. Figueroa: ‘la puntual merecida correspondencia’: artículos en su día publicados en la Revista Electrónica LEMIR, en que presenta a Cristóbal Suárez de Figueroa como el posible verdadero autor de este inquietante libro.



En el verano de 1614, cuando Cervantes dedicaba a su Persiles y Sigismunda el tiempo que debiera dedicar a la prometida segunda parte de su Quijote, cayó en sus manos un libro que le conturbó: Segundo tomo del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, compuesto por el licenciado Alonso Fernández de Avellaneda, natural de la villa de Tordesillas, burlescamente dedicado Al alcalde, regidores y hidalgos de la noble villa del Argamesilla, patria feliz del hidalgo caballero don Quijote de la Mancha. En el prólogo se vio tratar de viejo, tullido, agrio, envidioso, maldiciente, escritor caduco, hombre sin amigos…; pero aquel Quijote le espoleó a completar lo que quizá nunca habría acabado, le sugirió aventuras urbanas para sus personajes, mayor protagonismo para Sancho… Es gracias al fingido Avellaneda que el refrán ‘Nunca segundas partes fueron buenas’ tiene excepción que lo confirme. Se le ha venido considerando pésimo novelista, plagiario, de estilo torpe y escatológico; pero su novela es de las mejor andamiadas de la época, y no ha faltado quien la califique como la mejor… después del Quijote de Cervantes.