LOS CASA DE LOS BALCONES -VESTIGIO DE UN SECUESTRO-: ¡POR LA DIGNIFICACION DE LA MUJER! por Benilda García

LOS CASA DE LOS BALCONES -VESTIGIO DE UN SECUESTRO-: ¡POR LA DIGNIFICACION DE LA MUJER! por Benilda García

Titulo del libro: LOS CASA DE LOS BALCONES -VESTIGIO DE UN SECUESTRO-: ¡POR LA DIGNIFICACION DE LA MUJER!

Autor: Benilda García

Número de páginas: 11 páginas

Fecha de lanzamiento: August 12, 2015

Descargue o lea el libro de LOS CASA DE LOS BALCONES -VESTIGIO DE UN SECUESTRO-: ¡POR LA DIGNIFICACION DE LA MUJER! de Benilda García en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Benilda García con LOS CASA DE LOS BALCONES -VESTIGIO DE UN SECUESTRO-: ¡POR LA DIGNIFICACION DE LA MUJER!

Mirando la callecita donde crecí, nubes de recuerdos me llenan de nostalgia y quisiera que el tiempo regresara, las calles empedradas no existen con sus casa coloniales, al igual que aquellos fueron nuestros amigos o vecinos. Lo que tenemos a cambio es un modernismo de nuevas generaciones que nacen digitalizados, con nuevas tecnologías que poco entendemos; -afectando el contacto personal, ellos se concentran en su mundo cibernético.
-¡Oh!, recuerdos benditos que nos mantienen con vida, permanecen con nosotros y mentalmente construimos una imagen y es como ver una película en un cinema o abrir un viejo baúl lleno de recuerdos que se mueven como el viento, son como los sueños que nos dan energía para mantenernos en pie de lucha. En ellos puedo ver lo poco que han dejado de sus calles, casas y costumbres, mejor me encierro en mis evocaciones para no perder las fuerzas de mi frágil existencia.
Tiempo travieso e inquieto, es poco lo que has dejado… -Diviso una vieja casa con balcones que en su época tuvo sus encantos pero también sus desencantos, era la época en que la mujer estaba sometida al cuidado de los hijos, las tareas domésticas, trabajos manuales, artesanales, representando el sexo débil en función de las necesidades del hombre y por supuesto la iglesia con su papel moralizador, apoyando el control del hombre sobre la mujer, quien ya venía marcada como una Eva provocadora del pecado, lujurioso. Su comportamiento era el de inspirar con su ejemplo a niños y hombres a ser religiosos y sumisas ante los hombres, emulando las virtudes de la Virgen María.